Article written by

7 Responses

  1. Mariano Boza
    Mariano Boza febrero 14, 2013 at 11:10 am | | Reply

    Totalmente de acuerdo con las conclusiones de la entreda sobre qué debemos fomentar en el aprendizaje. Tan solo una pregunta: ¿Cuando Ignacio Sotelo dice: «Nuestro sistema educativo sigue basado en que los educandos acepten todo lo que diga el maestro, sin derecho a replicar, y por lo tanto, sin el menor interés en preguntar. Siempre me ha admirado la paciencia con que en la escuela, los institutos y las universidades los alumnos aguantan el monólogo del profesor, insulso o brillante, qué más da. Aprender a obedecer sin preguntar configura el meollo de una sociedad estamental en la que domina la nobleza latifundista, al amparo ideológico de una Iglesia también latifundista» a qué siglo se refiere? Quizá le convendría darse una vuelta por cualquier centro escolar.

  2. Elvio
    Elvio febrero 14, 2013 at 2:15 pm | | Reply

    Desde luego que estamos de acuerdo, lo dificil es practicarlo, sin que te marginen; ¡me refiero a decir no!. Me acuerdo del famoso slogan de la asertividad «No digas si cuando quieres decir no».

    Fantástico el experimento y más la demostración de que funciona así el aprendizaje.

  3. Gustavo
    Gustavo febrero 14, 2013 at 2:19 pm | | Reply

    Me parece excelente que ocurran cosas así en el mundo, que la tecnología este al alcance de todos, pero claro con un buen uso el enseñar que la verdadera libertad, esta en todos lados, que todos cabemos en este globo terráqueo sin necesidad de oprimir y dogmátizar todo saludos y gracias por entregarnos información interesante .

  4. Joaquín Rodríguez
    Joaquín Rodríguez febrero 14, 2013 at 3:58 pm | | Reply

    No sé, Mariano, cuándo entró Ignacio Sotelo por última vez en una clase, pero sé que lo hizo durante cuarenta años y que sus alumnos no eran, precisamente, pasivos. Enseñó en la Universidad Libre de Berlín, uno de esos lugares donde me gustaría poder estar. Se refiere, más bien -y me permito interpretar sus palabras-, a los roles o papeles que el sistema escolar reserva a cada uno de sus agentes, roles que se siguen asumiendo con absoluta «naturalidad»: alumnos memorizadores y repetidores, profesionales de los exámenes cerrados a fecha fija, escasamente dotados para la comunicación y el razonamiento en público, individualistas y poco dados a la colaboración. Profesores deprimidos porque se cuestiona, aun con todo, su papel de autoridad incuestionable y preponderante. Así las cosas, el tipo de educación que se proporciona proponde, aunque se aluda constantemente a la creación de una conciencia crítica, a la producción de ciudadanos pasivos, acríticos e inertes. Afortunadamente, están cambiando las cosas.

  5. Aprender a preguntar y a decir no
    Aprender a preguntar y a decir no febrero 15, 2013 at 9:59 am |

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   Aprender a preguntar y a decir no http://www.madrimasd.org/blogs/futurosdellibro/2013/02/13/135549  por desequilibros hace […]

  6. E Perez
    E Perez marzo 5, 2013 at 2:04 pm | | Reply

    Pues me parece muy escorado el artículo. ¿Se van luego a adaptar en su vida relacional sin «jerarquías»? ¿Cuando lleguen al mundo laboral van a poder ser efectivos y prosperar diciendo que no? ¿Alguien conoce algún trabajo o partido político (empezando por los de la URSS) en que todo, absolutamente todo se pueda decir?. Utópico de izquierda utópica. Pero además el mito de la igualdad es eso, un mito: yo quiero jugar a baloncesto y mido 1,58, quiero correr en las olimpiadas escolares y no haga 100 metros ni con la media de la clase, etc. etc. El problema no es el igualitarismo (iguales eso sí en las oportunidades) si no saber ser felzi con lo que tengo y consigo, diferente a los otros, en un sistemas que pretendemos sea justo pero nunca cablamente logrado.
    La base antorpológica de lo que comenta Sotelo es muy debil. Debía cursar estudios serios de antropología. A mi me enseñaron en la escuela a que preguntara y preguntara, pero preguntar es distinto a romper los justos pincipios (y digo justos, se puede abusar, claro) de autoridad para que cualquier grupo social funcione. En cuanto a la memoria, Sotelo no debió ver los problemas actuales en la universidad y el aula. La memoria es muy importante y , sólo con inteligencia, no se hacen buenos curriculums. No se ha descubierto todavía un sustituo global mejor, que los que usaba la escuela antes para favorecer y fortalecer la memoria. En fin que al Sotelo le veo un poco «calvo» en su argumentación y, sobre todo, ideologizado más que serio en su pedagogía. Que el niño se desarrolle y pregunte, que sea inquieto y buscador no es lo mismo que meter en el saco la autoridad de todo tipo. Se le acaba deformando, y lo deformado sufre más y es fuente permanente de conflictos para él y la sociedad.

  7. Web Social, educación y la biblioteca de mis sueños | My Personal Learning Environment

    […] por su parte, encantado de contar con ciudadanos que, como diría el gran Joaquín Rodríguez, han desaprendido a preguntar y a decir no. El proceso de aprendizaje se impone como un asunto eminentemente formal que transcurre entre los […]

Please comment with your real name using good manners.

Leave a Reply