Article written by

5 Responses

  1. Jorge Ruiz - Editor
    Jorge Ruiz - Editor Diciembre 17, 2009 at 6:47 am | | Reply

    La ecoedición también se apoya en el soporte tradicional: el papel. Quizás debamos de decir sin ambajes que el auténtico camino será la transición paulatina, pero sin descanso, hacia el formato electrónico o digital.

  2. Joaquín Rodríguez
    Joaquín Rodríguez Diciembre 17, 2009 at 11:41 am | | Reply

    No lo creo, no puedo estar de acuerdo: el futuro de la edición es la gestión y administración digital de contenidos y de sus canales de difusión, que podrán encarnarse en soportes diversos, incluido, qué duda cabe, el papel. Lo que debemos asegurarnos es, en todo caso, que el papel que utilicemos haya sido certificado por una entidad solvente, es decir, por FSC.

  3. jorge pachas
    jorge pachas Diciembre 17, 2009 at 10:18 pm | | Reply

    Ecodestructores ? No creo. Aboguemos por una convivencia entre el papel y la difusión digital .

  4. Palas Atenea
    Palas Atenea Diciembre 20, 2009 at 7:34 pm | | Reply

    A todas esas prácticas editoriales insostenibles a largo plazo habría que añadir el hecho de que se dejen coaccionar por determinados colectivos para editar y vender o no algunas obras, y eso ya entra en la capacidad de adaptación a los asuntos que hace falta tratar en los tiempos que corren. Por ejemplo, estoy muy indignado porque me he paseado por la sección de libros de el Corte Inglés, la Casa del Libro y la Fnac, he llamado por teléfono a otras tiendas de estas empresas y se han retirado de la venta todos los ejemplares de ‘Coincidencias’, una novela de Sergi Durà, tras la presión de la cadena de radio religiosa por excelencia a los grupos que la distribuyen y la demanda civil presentada por cierto partido político conservador contra Sergi Durà. Por lo visto, ya sabemos lo mal que les sienta a algunos que un libro mezcle sexo, chicas con minifalda y políticos corruptos. El dueño de Ambra, la pequeña librería que me lo ha conseguido, no sin dificultad, me ha dicho que, entre altas dosis de sexo, se burla sin clemencia alguna de políticos corruptos y de otras cosas. Y se han presionado para librarse de ella sólo por párrafos como éste, sobre la corrupción:

    "… Pasa, sobrino, pasa y siéntate. Te decía que os sentáis con el concejal a comer y os lo inventáis; no se te habrá ocurrido dejar a cuarenta obreros en el paro y a mi amigo Pablito sin negocio, ¿verdad? Pues entonces. Hombre, yo que sé, pues que desmonten

    una avenida y la vuelvan a montar. Organizáis un concurso público que sólo cumpla las condiciones Pablito y ya está".

    La novela no tiene desperdicio, parece ser, pero para haceros con ella tendríais que encargarla. Es una pena que se obstaculice la circulación de algunas obras; da mucho coraje y le hace pensar a una en qué país vivimos.

  5. Miguel
    Miguel Diciembre 21, 2009 at 2:38 am | | Reply

    Parece que al oir ecoedición a algunos se le ponen los pelos como escarpias. No tengan miedo, la transición será suave, no creo que el papel -de celulosa- sea el formato del futuro (¿qué tal otros polímeros de origen vegetal?) y creo que todos creemos en el libro "impreso" (pongo comillas porque aun no se sabe cómo). Cuando me miro en el espejo no veo unas greñas hasta la cintura, un canuto de medio lado y una camiseta con el lema "paren el mundo que me quiero bajar" (que nostalgia, viejos tiempos), sino un ciudadano responsable con el mundo que quiere dejar a sus hijos (tengo dos). Ecoeditar será la única manera de editar en unos años, simplemente porque será la única viable.

Please comment with your real name using good manners.

Leave a Reply