Article written by

3 Responses

  1. Gustavo
    Gustavo febrero 14, 2013 at 2:39 pm | | Reply

    Me sigo nutriendo de sus excelentes escritos gracias

  2. marisa
    marisa febrero 14, 2013 at 3:38 pm | | Reply

    ¿Dónde están esos alumnos pacientes que escuchan al profesor?
    Llevo trece años enseñando y todos los días soporto preguntas del tipo: ¿Qué hora es? ¿Puedo ir al baño? ¿Cuándo salimos?
    La escuela que se describe en el artículo es la escuela franquista.
    Actualmente el profesor antes de dar clase tiene que obligar a los alumnos a sentarse, a estar callados, a apagar el móvil y si le quedan fuerzas, explicará la lección mientras aguanta las interrupciones oportuna.

  3. Ana
    Ana marzo 2, 2013 at 11:25 pm | | Reply

    Está claro que no podemos seguir enseñando como en el S XIX. La educación necesita un nuevo impulso y en artículo se refleja muy bien por dónde van a ir las tendencias de la educación en el S XXI.
    Respecto al comentario anterior de Marisa, le diría que nuestros alumnos se aburren enormemente en clase…¿Escuchar durante seis sesiones? El profesor ya no es el poseedor del conocimiento, tenemos que cambiar nuestro papel o….estamos abocados al fracaso.
    Gracias por tan ilustrativo artículo.

Please comment with your real name using good manners.

Leave a Reply