Las librerías en el mundo

Librerías en el mundo

 

Las librerías en el mundo. Sellos de referencia y alianas estratégicas para una nueva cadena de valor
Rodríguez, Joaquín (Autor)
No hace falta ser un experto en la cadena de valor del libro para darse cuenta de dos fenómenos concomitantes: el primero, que un ecosistema predominantemente digital, las librerías físicas pierden gran parte de su razón de ser, porque ya no ocupan el lugar que le correspondía en la cadena de valor (analógica) tradicional, que era la de exponer, mostrar y comercializar la oferta editorial; el segundo, que surgen muchos otros agentes, que operan en el ámbito estrictamente virtual, que sacan provecho legítimo de esa nueva configuración porque entienden mejor cuál es el valor que pueden agregar a esa nueva cadena.Esta doble constatación parece ser casi universal y cada país, de acuerdo a su tradición política y a la capacidad de iniciativa de sus empresas, reacciona de una u otra forma. En los últimos tiempos parece, eso sí, que todo el mundo ha encontrado al chivo expiatorio o enemigo común: aquel que, operando desde el ámbito estrictamente digital, arañando márgenes y prestando servicios gratuitos de valor añadido, convenciendo a sus usuarios que entren en el juego de la integración estrictamente vertical (compra de contenido, compra de soporte, formato propietario), se hace con una cuota cada vez más amplia del mercado que deja fuera de juego a las librerías tradicionales. Esto, más que una operación ilegítima, es una nueva regla de juego: cuando un operador digital, empiece por A o por G, se hace con una masa crítica de contenidos relevante, fabrica sus propios dispositivos de lectura, distribuye los contenidos en formatos incompatibles, y convence a los usuarios (mediante la suma de precios y servicios) de que vale la pena convertirse en un cliente recurrente, sucede que el ecosistema tradicional del libro se transforma de manera inevitable, como si un gran agujero negro absorbiera toda la energía que hay a su alrededor. Pero eso no es culpa de los agujeros negros, sino de quienes se acercan a él o de quienes no quisieron o no supieron crear un planeta nuevo en otra galaxia. Otra cosa distinta sería que apeláramos a las prácticas laborales irregulares vigentes entre algunos de esos operadores multinacionales, y que de alguna forma eso golpeara nuestra conciencia de consumidores y nos hiciera cambiar de opción.Sea como fuere, tuve la suerte de que Luis González me invitara, junto a otros cinco profesionales del sector, a debatir sobre las alternativas que cabría poner sobre la mesa para que las librerías tradicionales cambiaran su propuesta de valor y se adaptaran, renovadas, al nuevo ecosistema. Mantuvimos una jornada de debate y reflexión, inicialmente, que nos llevó a delimitar y repartir los temas de trabajo que, monográficamente, abordaríamos, primero en forma de libro o documento y luego en forma de conferencia y diálogo en el CITA de Peñaranda de Bracamonte. Por neutral y estricto orden alfabético, José Manuel Anta abordaría los asuntos relacionados con los protocolos de metadatos que sirven para identificar la disponibilidad de los libros; Javier Celaya, de los mecanismos y herramientas digitales que sirven para pontenciar su visibilidad y su venta; Manuel Gil, de las estrategias de márketin y comunicación globales; Enrique Pascual, de las estrategias que los puntos de venta deberían asumir para rediseñar su espacio y su oferta; y Joaquín Rodríguez, yo mismo, de lo que estaba sucediendo en otros países y de, eventualmente, la generación, desarrollo y aplicación de sellos de referencia de calidad que pudieran servir para distinguir a las librerías de sus competidoras virtuales.

En el nuevo sitio promovido por la FGSR, Lectyo, pueden encontrarse (grauitamente) los dos primeros títulos de esa colección: Las librerías en el mundo. Sellos de referencia y alianzas estratégicas para una nueva cadena de valor, y el imprescindible Prueba, experimenta y aprende: marketing para librerías, del maestro Manuel Gil.

Para no desvelar quién es el asesino y como acaba el relato, solamente un apunte a modo de síntesis: quizás la mejor de las fórmulas para reavivar las librerías y devolverles parte de su pujanza sea la suma o combinación de medidas de apoyo institucional, en forma de sellos de referencia de calidad que avalen el cumplimiento de una serie de requisitos y premie ese funcionamiento en forma de beneficios fiscales y/o ayudas directas, y la iniciativa gremial privada, que movilice a todo el sector en pos de un objetivo compartido. Por el libro desfilan las iniciativas francesas, alemanas, inglesas, holandesas, norteamericanas, colombianas, mexicanas y (la falta de iniciativas) españolas.

Mirando a las librerias en el mundo quizás podamos extraer lo mejor de cada una de esas experiencias para adaptarlas a nuestra propia realidad proponiendo cambios estratégicos consensuados.

Colección: Lectyo
Páginas: 60
Publicación: 2013
Precio: Descarga gratuita en Lectyo.com
ISBN:
Código:
Formato: Papel y digital
Temática: EDICIÓN, LIBRERÍAS, DISTRIBUCIÓN, POLÍTICAS CULTURALES

Article written by

Please comment with your real name using good manners.

Leave a Reply